Camino a casa

Como un niño jugando con una piruleta que acabará disfrutando. Así me siento. Ilusionado, matando el tiempo en el Aeropuerto Internacional de Miami, digiriendo la última hamburguesa del mes, a la espera de abordar un avión que me llevará a España.

A pesar de estar bastante acostumbrado a volar, y no tenerle miedo a los aviones, estoy bastante nervioso, incluso anoche apenas pude dormir. Es extraño, pero a la vez creo que lógico porque desde este lado del Atlántico echo de menos bastantes cosas. La familia, los amigos, la buena comida, los viejos tiempos, las caras conocidas típicas de un pueblo pequeño.

No es que esté pensando en volver, no por ahora, pero si me alegro de poder ir en este preciso momento. Empezando la feria de Málaga, coincidiendo en casa con varios amigos y familiares que viven en otras ciudades, y sobre todo, por el inminente nacimiento de mi primera sobrina, Daniela, hija de mi hermano, a la cual si todo sale bien conoceremos el 22 de agosto. Queda un suspiro.

Ya han pasado trece meses desde que llegué a Estados Unidos… en un abrir y cerrar de ojos. Quizá no es mucho tiempo, pero es lo máximo que he estado lejos de mi tierra por lo que intentaré disfrutar de estos días siendo consciente de que estas pequeñas cosas, estas caras y estos instantes quedarán atrás cuando vuelva a mi vida real, aquí en Orlando, dónde tengo el resto de cosas que hacen que quiera estar lejos. Esto hace que, a veces, sea difícil querer estar en dos lugares al mismo tiempo.

Ahora se me viene a la cabeza una conversación que se suele dar cuando estas con gente que viene de otro lugar: hablar sobre qué es lo primero que harás al llegar a casa. Ir a ver a la familia, comer en el bar de siempre, pasear tranquilamente viendo como ha habido cosas que han cambiado y cosas que no… En mi caso creo que tendré una mezcla. Si todo va bien llegaré a Málaga a las 11 de la mañana, me recogerán mis padres e iremos a su casa, donde después de tanto tiempo volveré a ver mi familia. Tras disfrutar de un almuerzo casero (es indescriptible lo que echo de menos la comida mediterránea), iré al bar de mi padre, dónde me tomaré una alhambra bien fría acompañada de una tapita de boquerones en vinagre: una delicia! Por la tarde noche iremos a inaugurar esta feria recién llegada, donde me encontraré con muchos de mis amigos. Nada fuera de lo cotidiano… pero sin embargo INSUPERABLE! Esperemos que el jet lag me llegue el domingo 🙂

Nos vemos al otro lado del charco!

IMG00210-20100813-1342 IMG00216-20100813-1508

Anuncios

Una respuesta a “Camino a casa

  1. Cabrito, espero ke hayas tenido buen vuelo de vuelta, me debes una noche consolera XDD

    Ha sido un gustazo haberte visto de nuevo canijo, don’t worry and be warra ^^

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s